Preescolar | Información

Las ventajas de la oralidad para los niños de preescolar

Mariluz Bayas (para Plan Amanecer) 07-10-2008

Preescolar | Información | Artículo | 0/4ImprimirE-mail

 Resumen

Haga sus clases de preescolar más divertidas y lúdicas, sentando las bases para que sus alumnos tengan un desempeño académico óptimo en el futuro. Este artículo le ofrece algunas claves para el desarrollo de las destrezas de hablar y escuchar, tan importantes en los años de preescolar, las mismas que favorecerán un desarrollo académico satisfactorio en todas las áreas del aprendizaje.
La oralidad construye lazos afectivos entre los alumnos, sus maestros y el resto de compañeros, dota al aprendizaje de un carácter lúdico, fomenta la creatividad en el niño, le da la confianza necesaria para expresarse dentro de un grupo y lo familiariza con el lenguaje de modo que éste pasa a ser algo completamente “amigable” a la hora de aprender el código escrito e incursionar en sus varios niveles de comprensión.
Los niños que desde su temprana edad son expuestos a rondas, versos, leyendas, cuentos, refranes, adivinanzas y otras manifestaciones de la tradición oral, estarán siempre motivados a querer leerlas en cuanto puedan reconocer palabras en un texto escrito. Esto les abrirá la puerta para lecturas posteriores y despertará su curiosidad en otras ciencias.

 

Las ventajas de la oralidad para los niños de preescolar


Desde que la cultura escrita se impuso sobre la oralidad, la educación se ha centrado principalmente en lograr que los alumnos decodifiquen textos escritos, midiendo así su éxito académico.

No se puede negar que la comprensión lectora, que va más allá de lo literal para profundizar en los diferentes niveles del texto, desarrollará la capacidad de pensamiento en las distintas áreas del saber. Pero detrás de este proceso fundamental está otro de mayor importancia (por tratarse del paso inicial): la oralidad.

¿Qué es la oralidad y en qué momento los maestros la debemos potenciar? Si bien es cierto que la oralidad acompañará al estudiante a lo largo de toda su educación básica, la etapa preescolar es la llamada a darle un sitio primordial. ¿Por qué? Por el simple hecho de que los niños en edad preescolar aún no conocen el lenguaje escrito, pese a que algunos ya tienen familiarización con el código alfabético e, inclusive, pueden leer ciertas palabras.

Sin embargo, tal conocimiento no los convierte todavía en individuos “letrados”, puesto que cualquier interpretación del código alfabético o de ciertas palabras será literal. La comprensión en otros niveles vendrá después, y estará fundamentada en el contacto que el infante haya tenido previamente con la oralidad.

Así pues, la oralidad viene a ser el primer acercamiento que tiene el niño con las tradiciones que su entorno cultural le ofrece. No hay cultura sin tradición oral y esto, en nuestra realidad integrada por la cultura andina, la cultura afro y los pueblos del oriente, representa un pilar muy fuerte en la educación de los niños.

Del mismo modo, la cultura mestiza del Ecuador también está llena de leyendas, tradiciones, cuentos, rimas, adivinanzas, trabalenguas y demás que, de una u otra forma, rescatan el pasado –dándole permanente vigencia– y reconstruyen el presente. María del Carmen Ordóñez, pedagoga e investigadora ecuatoriana, afirma que la tradición oral es parte de nuestra identidad andina, es un medio de recuperación de nuestra cultura y forma parte de los conocimientos previos de los estudiantes.

Sin embargo, si vamos más allá de la importancia cultural que tiene la oralidad para todo pueblo y nos centramos en su importancia dentro del proceso de aprendizaje de los niños en edad preescolar, veremos que es absolutamente esencial, que no la podemos dejar de lado y que, por ende, es obligación de todos los maestros ponerla en práctica con los alumnos, pues de su aplicación depende la motivación que los niños tendrán, más adelante, con relación a la lectura y escritura.


[...]

Preescolar | Información | Artículo | 0/4ImprimirE-mail

Comentarios No hay comentarios

Volver