Bachillerato | Informaci贸n

Las Eras de la Tecnolog铆a

Ian McNeil 07-10-2008

Bachillerato | Informaci贸n | Art铆culo | 0/4ImprimirE-mail

Resumen

El docente encontrar谩 en este art铆culo la historia de la tecnolog铆a dividida en siete eras, que revelan y explican el perfeccionamiento de la t茅cnica y el hallazgo de descubrimientos cient铆ficos que se han convertido en herramientas de uso cotidiano para el docente en el laboratorio o en el aula. Se narra la historia de los materiales surgidos a partir de casualidades que han determinado grandes 茅pocas; la utilizaci贸n de esos materiales en la actualidad. Se plantea una visi贸n de la tradici贸n humana como un devenir de acontecimientos tecnol贸gicos que han permitido el desarrollo de la vida y el crecimiento de la raz贸n.

Las Eras de la Tecnolog铆a


En la introducci贸n de la obra 芦Enciclopedia de Historia de la Tecnolog铆a禄, I. Mc Neil realiza una divisi贸n del desarrollo hist贸rico de la t茅cnica en siete eras, desde la aparici贸n de los primeros utensilios tecnol贸gicos hasta las nuevas tecnolog铆as de la actualidad. A continuaci贸n se resumen los avances t茅cnicos de la segunda y la tercera eras de la tecnolog铆a, que abarcan el periodo comprendido entre los comienzos de la manipulaci贸n de los metales y la fabricaci贸n de las primeras m谩quinas.

La segunda era de la tecnolog铆a: el granjero, el herrero y la rueda

La transformaci贸n del cazador n贸mada en agricultor sedentario no ocurri贸 de repente, ni siquiera a lo largo de algunos siglos. Debieron transcurrir varios miles de a帽os. Comenz贸 alrededor del 10.000 a. de C., cuando tuvo lugar un hecho importante: al final de la 煤ltima era glaciar, el hielo derretido inund贸 las tierras e hizo nacer gran cantidad de plantas que hab铆an permanecido aletargadas en sus semillas, entre ellas trigo silvestre. La fertilizaci贸n accidental de estas plantas hizo que el grano de trigo engordara notablemente, siendo 茅sta, probablemente, la primera planta que se sembr贸 para su cosecha, la cual se recolectaba con hoces de forma curva y pedernal que era pegado a la hoja con bet煤n. En un oasis cercano al Mar Muerto, como ocurri贸 en otros lugares, una peque帽a aldea fue creciendo hasta transformarse en una ciudad. Esta ciudad era Jeric贸 y estaba formada por murallas fortificadas y edificios, que eran al principio de paja y barro y m谩s tarde de arcilla sin cocer hasta que comenz贸 a utilizarse el ladrillo de barro cocido entre el a帽o 8000 y 6000 a. de C. Tambi茅n empezaron a cosecharse la cebada y el mijo. Al perro, que ya hab铆a sido domesticado para entonces, se sumaron otros animales como la oveja, la cabra y el onagro, un animal parecido al asno. La cer谩mica ya no se fabricaba s贸lo mediante el m茅todo de ir uniendo volutas de arcilla sino que tambi茅n comenz贸 a utilizarse el torno de alfarero. El cobre se utilizaba para fabricar adornos en Egipto hacia el 4000 a. de C., pero su uso no se generaliz贸 para fabricar herramientas hasta mil a帽os m谩s tarde, aproximadamente al mismo tiempo que en Mesopotamia descubr铆an su aleaci贸n con el esta帽o para producir el bronce. El hierro no fue descubierto como material 煤til hasta aproximadamente el 1500 a. de C. [...]

Un espacio com煤
n

Por otra parte, la introducci贸n de la metalurgia, ya fuera del bronce o del hierro, as铆 como de sus procesos, constituy贸 el comienzo de una nueva forma de vida en la que la especializaci贸n y la divisi贸n del trabajo actuaron como factores muy importantes. Los trabajadores del metal eran un tipo de especialistas que necesitaban equipo especializado y que depend铆an para su sustento del trabajo del pr贸jimo, es decir, la comunidad agr铆cola a la que proporcionaban sus herramientas. Otros oficios se ve铆an tambi茅n implicados, como el de la miner铆a, es decir, la extracci贸n de los minerales que luego ser铆an fundidos. La construcci贸n de calderas y la fabricaci贸n de crisoles se convertir铆an tambi茅n en otros campos de especializaci贸n. Los pulmones humanos y la ca帽a por la que se soplaba lograban un 谩rea muy reducida de alta temperatura para la fundici贸n, por lo que la utilizaci贸n de tales ca帽as qued贸 limitada a los orfebres. Alrededor del 3000 a. de C. aparecieron los fuelles, fabricados al principio con pieles de oveja, cabra o cerdo, o con recipientes de arcilla o de madera cubiertos en su parte superior con una membrana flexible de cuero. Cuando en un primer momento comenz贸 a utilizarse el mineral del cobre, 茅ste no se encontraba en cantidad suficiente, por lo que comerciantes y transportistas utilizaron en un principio animales de carga, m谩s tarde veh铆culos rodados y luego embarcaciones primero para los r铆os y finalmente para el mar. [...]

Se ha sugerido que el mineral del cobre era ya extra铆do del Monte Sina铆 en el 5000 a. de C. y dos mil a帽os m谩s tarde en Om谩n, al sur de Arabia. Estos lugares distan respectivamente 1.400 y 2.000 km de Mesopotamia, un trayecto muy largo para transportar el mineral en bruto y por tanto un motivo muy poderoso para la invenci贸n de la rueda. Fue alrededor del a帽o 3500 a. de C. cuando la rueda aparece por primera vez a帽adida a un primitivo trineo encontrado en Erech, Sumeria. Para ser exactos, este invento consist铆a m谩s bien en el eje al que iba fijada la rueda, ya que anteriormente se hab铆an utilizado rodillos situados bajo los trineos haciendo funciones de ruedas, especialmente cuando se trasladaban cargas muy pesadas.

Algunas de las cargas m谩s pesadas eran los grandes obeliscos, una construcci贸n caracter铆stica de la civilizaci贸n egipcia, que pesaban 500 toneladas y med铆an 37 m de altura una vez erigidos. Estos eran extra铆dos de las canteras en posici贸n horizontal, formando una sola pieza, desde el 1470 a. de C. [...] El arado fue un invento de importancia vital para una civilizaci贸n cada vez m谩s dependiente de la agricultura, adem谩s de una sustancial mejora con respecto al azad贸n en las labores de labranza.

Un instrumento intermedio que ha sobrevivido en las H茅bridas hasta el siglo XIX fue el caschrom, una especie de arado ligero, pero hasta el 3000 a. de C. no empezaron a utilizarse animales para tirar del arado o del carro. La necesidad de unir un trozo de material a otro ha existido siempre, ya se tratara de madera, cuero o metal, o de unir un trozo de madera a una piedra, como en el caso del hacha de empu帽adura. En un principio se utilizaron las correas o las cuerdas hechas de fibras hiladas entre s铆, aunque el clavo y el remache fueron empleados por los herreros egipcios bastante antes del 2500 a. de C. Dichos clavos se utilizaban para fabricar barcos cinco siglos antes de esa fecha. Estos barcos eran tambi茅n egipcios y representan la primera aplicaci贸n conocida de una fuente de energ铆a distinta de la animal, es decir, el viento. El uso del viento para mover las aspas de un molino no habr铆a de llegar hasta por los menos pasados tres milenios.


L贸gicamente, la edad del hierro trajo consigo, entre otras cosas, los clavos de hierro, pero cuando se trataba de unir maderos muy grandes, como los utilizados en la fabricaci贸n de los barcos, era frecuente emplear espigas, que no eran otra cosa que clavijas de madera para asegurar las junturas, y que siguieron siendo el m茅todo convencional para unir maderos pesados como los de los barcos hasta que el hierro sustituy贸 a la madera como material b谩sico de construcci贸n en el siglo XIX. Acerca de la fecha de aparici贸n del tornillo de madera existen algunas dudas: se han encontrado ejemplos en emplazamientos arqueol贸gicos romanos que datan del a帽o 400 y 450 d. de C., pero est谩n tan deteriorados que es imposible afirmar con seguridad con qu茅 prop贸sito se empleaban. Lo que s铆 sabemos a ciencia cierta es que la primera ilustraci贸n de un tornillo de madera aparece en el De Re Metallica de Agricola, publicado por primera vez en Venecia en 1566. Esta obra tan notable y detallada se refiere al tornillo de madera como algo bastante usual, por lo que se presume que por aquella 茅poca constitu铆a un art铆culo de uso bastante com煤n. [...]

Vasijas y cestas

El desarrollo de la fabricaci贸n de utensilios y armas aument贸 la demanda de recipientes en los que sacar los escombros y materiales de las excavaciones o en los que guardar o cocinar las piezas de caza. La cester铆a es caracter铆stica del periodo neol铆tico y es el resultado de tejer juncos para fabricar cubiertas para el suelo de las chozas de barro. Estos precursores de las alfombras datan de antes del 5000 a. de C. Los mismos tejedores aprendieron a trabajar en tres dimensiones para confeccionar cestas en las que almacenar el grano. Hacia el 3000 a. de C. esta t茅cnica estaba ya ampliamente extendida. Del mismo modo, la cer谩mica, en su sentido m谩s amplio, no comenz贸 con la fabricaci贸n de vasijas. Mucho antes de que aparecieran los primeros recipientes, parece que en fecha tan temprana como 25000 a帽os a. de C., empezaron a fabricarse peque帽as figuras en barro que representan a seres humanos, que al principio se secaban al sol. La fabricaci贸n de vasijas, enroscando tiras de arcilla en espiral y molde谩ndolas, parece datar de antes del 7000 a. de C.; as铆 se hac铆a para moldear la arcilla hasta que tomaba la forma del interior de una cesta. El secado al sol ser铆a insuficiente para producir recipientes resistentes al agua, por lo que se hizo necesaria la utilizaci贸n de hornos en los que cocer el barro lentamente. El horneado se utiliz贸 por primera vez en Mesopotamia y Persia alrededor el 4000 a. de C. y en Egipto a lo largo de los mil a帽os siguientes.

La evoluci贸n de la rueda

El inventor del torno de alfarero hizo algo m谩s importante de lo que pensaba. Una simple mesa giratoria montada sobre un soporte central era accionada por un ayudante para que el alfarero tuviera las manos libres para manipular la arcilla. Su origen est谩 fechado aproximadamente hacia el 3500 a. de C. en Mesopotamia, no lejos de Sumeria, donde, por la misma 茅poca, en Erech, se produjo otro gran avance tecnol贸gico, la adici贸n de un eje al trineo, sobre el cual pod铆a fijarse una rueda, y dio esto lugar a una forma primitiva de carro o carretilla. Ambos conceptos fueron precedidos por supuesto por el uso de una piedra lisa y redonda con un agujero en el centro que actuaba como un volante utilizado para enrollar el hilo al tejer. Sin duda, la carretilla de Erech no fue m谩s que un experimento y es seguro que la idea tambi茅n se les ocurri贸 a otros hacia la misma 茅poca: la tecnolog铆a suele evolucionar as铆. Pero el an贸nimo experimentador de Erech merece todo nuestro agradecimiento, ya que, 驴qu茅 har铆amos hoy sin ruedas ni ejes?

El cristal

Hasta el momento en que lleg贸 la era del pl谩stico en el siglo XX, y muchos estar铆an de acuerdo que incluso entonces y hasta despu茅s, el cristal fue el material b谩sico para la fabricaci贸n de recipientes. Resiste todas las sustancias, a excepci贸n del 谩cido hidroflu贸rico. En la naturaleza se encuentra en forma de obsidiana, una roca volc谩nica con la que el hombre ha fabricado objetos tales como las puntas de flecha. El primer cristal fabricado por el hombre data aproximadamente del 4000 a. de C. y son unas sencillas cuentas de vidrio. Hasta cerca del siglo VII a. de C. no aparecen las peque帽as jarras decoradas asirias, hechas mediante la colocaci贸n del cristal alrededor de un centro de arcilla que luego se raspaba. Un gran avance fue el que supuso el soplador de vidrio, que permiti贸 fabricar recipientes m谩s grandes y de cristal m谩s delgado. Su origen data del siglo I, bajo el dominio romano.

Engranajes

Acerca de cu谩ndo y d贸nde se originaron las primeras ruedas dentadas sabemos poco m谩s que de la invenci贸n de la rueda. Arist贸teles, en el a帽o 384 a. de C., recordaba haber visto una hilera de ruedas de fricci贸n en movimiento, es decir, una serie de ruedas contiguas de bordes suaves, pero sin dientes. Tesibio de Alejandr铆a construy贸, seg煤n Vitruvio, un reloj de agua con engranajes hacia el 150 a. de C. En 茅l se hab铆a montado una primitiva forma de cremallera sobre un tambor flotante y engranada sobre un tambor giratorio que la hac铆a rotar. 脡sta es la primera referencia que tenemos de los engranajes dentados, si bien no se ofrecen datos sobre los materiales empleados.

[...]

Bachillerato | Informaci贸n | Art铆culo | 0/4ImprimirE-mail

Comentarios No hay comentarios

Volver