Actualidad | Noticias

La reserva Manglares de El Salado está en peligro

Marialuz Albuja 18-12-2007

Actualidad | Noticias | Artículo | 2/4ImprimirE-mail

Manglares de El Salado se encuentra en la vía a la costa, al sur de Puerto Azul y al oeste del suburbio de Guayaquil. Su flora y su fauna son inmensamente ricas, pero se ven afectadas por los problemas ambientales generados por las urbanizaciones aledañas y por las empresas que funcionan en las cercanías.

Las amenazas más recurrentes son: contaminación del agua debido a las aguas servidas de origen doméstico y a los afluentes industriales de zonas aledañas, deforestación del manglar a causa del crecimiento de la urbe y pesca incidental. Este último factor ya ha sido controlado por las autoridades competentes. Sin embargo, la destrucción de Manglares de El Salado avanza a grandes pasos, según lo confirma un informe que Fundación Natura elaboró en mayo de 2005. Han pasado ya dos años, pero los problemas continúan pese a que esta reserva es un área protegida que, hasta el momento, ya ha sido delimitada con la colocación de 520 hitos. Aún faltan por colocar 330. Tal delimitación se decidió a partir de enero de 2003, cuando la reserva Manglares de El Salado pasó a convertirse en una de las 35 áreas protegidas del Ecuador, gracias a un acuerdo ministerial.

La realidad es preocupante: dentro de las 5309 hectáreas que conforman la reserva, sobreviven únicamente cuatro cocodrilos. Raúl Carvajal, biólogo de Fundación Natura, afirma lo siguiente: “Las afectaciones se presentan en la zona terminal del estero Plano Seco (zona de concurrencia del cocodrilo) frente a la ciudadela Puertas del Sol, al sur de la estación de gas El Salitral”. Esto sucede porque en ese lugar ocurren descargas de aguas provenientes de las plantas termoeléctricas. Tales descargas acaban con los moluscos y crustáceos, provocan temperaturas excesivamente altas (de más de 35 grados, lo cual sobrepasa los límites aceptables y permitidos) y, en consecuencia, el ecosistema en su totalidad sufre daños irreparables.

Guayaquil, afirma que empresas como Categ y Electoguayas se han visto obligadas a pagar $1000 dólares de multa, como sanción por descargar sus aguas en esta zona protegida. Esto, sin embargo, no ha logrado impedir que situaciones similares sigan ocurriendo.

De todas maneras, en lo concerniente a las aguas servidas provenientes de Puertas del Sol, se está elaborando un proyecto que contempla la instalación de un sistema de tratamiento de aguas residuales para el sector. Lo mismo se planifica para Puerto Azul y demás ciudadelas aledañas, según ha informado Interagua.

El Ministerio del Ambiente y Fundación Natura están a cargo de verificar los límites de la reserva. Conjuntamente con la Municipalidad, las mencionadas instituciones elaboran un plan de manejo y conservación que asegure la supervivencia de este ecosistema tan amenazado.


Foto: http://recursos.cnice.mec.es/bancoimagenes4




Actualidad | Noticias | Artículo | 2/4ImprimirE-mail

Comentarios 1 - Ver Último

2/4
Administrator | 28-09-2007

prueba de comentario


Volver